- Historia -

Iriarte y Goncalves Dias / esquina de rompe y raje /  donde otrora el malevaje / de lengue y funyi vestia / y a cuchillo defendía el honor  de su linaje

(Jorge Arrojas)

Con estos versos este poeta contemporáneo, que pasaba sus días en este lugar, transmitía el espíritu de este arrabal en los inicios del siglo 20, en Barracas, en la esquina de sureste “Los Laureles”.

A fines del siglo 19 Barracas tenía intensidad de uso: cuarteadores, carreros, compadritos, tangueros, distintos oficios de inmigrantes payadores, carreras de cuadreras, organilleros.

Pulpería en el siglo 19, esta esquina tomó su aspecto actual en el año 1893. Almacén de Ramos Generales, con despacho de bebidas al comienzo, Bar y Billares después, y a mediados del siglo 20 con la transformación industrial, se consolidó como bar y restaurante tal como se lo ve actualmente.

En 1900 era tribuna política, charlas y debates entre conservadores, venidos de Avellaneda y socialistas vecinos del barrio, habitués de la Casa del Pueblo -Alvarado 1900- (a tres cuadras del bar). Se encontraba habitualmente Don Alfredo Palacios, acompañado por Benito Quinquela Martín, que apoyaba al socialista.

1940 Un parroquiano de “Los Laureles” empezaba a ser un notorio cantante de tangos José Lomio, conocido artísticamente como Ángel Vargas. Cuentan que en Los Laureles el cantor distribuía entradas gratuitas a sus seguidores que concurrían masivamente al café bar.

Llegaba en varias ocasiones Enrique Cadícamo a dialogar con Ángel Vargas y allí en Los Laureles brindó a sus amigos el tango “a Pan y Agua” tango de Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo, la música estaba registrada desde 1920 y grabada en 1945, lo mismo que el tango “3 Esquinas” una descripción profunda del barrio de Barracas (Enrique Cadícamo).

El café fue testigo del lujo, comodidad y suntuosidad de las quintas de Barracas y hoy difunde y preserva el tango.

Pasaron por aquí tangueros: Eduardo Arolas, Agustín Bardi, Angel Villoldo, Alberto Ginastera, Anselmo Areta, Rodolfo Sciamarela. Encuentro de poetas Manolo Postas y Bartolomé Aprile.

Los Laureles hoy

El barrio supo tener mas de una docena de bares similares a Los Laureles. Este bar hace unos años estaba a punto de desaparecer, y Doris Bennan tomo la posta de recuperarlo y conservarlo.

Hoy es el único que se conserva y representa la historia y la identidad de todos los bares que poblaron el arrabal porteño. La actividad gastronómica cuidada y preservada en todos sus aspectos, se suma a la vigorosa presencia del tango en todas sus manifestaciones mas populares.

Ritos de hace décadas se conservan y renuevan, cantores de toda estirpe se acercan a brindar un par de temas a todos los que como ellos además disfrutan de una buena cena, en un ambiente cordial, milongueros que esperan las tandas de discos de pasta para gastar las centenarias baldosas. Jóvenes compositores, interpretes, bailarines, se mezclan cada semana con algunos de la vieja guardia, generando ese clima que todos aprecian.

Historia de LOS LAURELES

Extraído de Expediente de Patrimonio Cultural y Sitios Notables de la C.A.B.A.

En 1893 en Barracas en la esquina de sureste de Iriarte y Goncalves Dias comenzaba a funcionar “Los Laureles”.

A fines del siglo XIX Barracas tenía intensidad de uso: cuarteadores, carreros, compadritos, tangueros, distintos oficios de inmigrantes payadores, carreras de cuadreras, organilleros.

En 1900 era tribuna política, charlas y debates entre conservadores, venidos de Avellaneda y socialistas vecinos del barrio, habitués de la Casa del Pueblo -Alvarado 1900-. Se encontraba habitualmente Don Alfredo Palacios, acompañado por Benito Quinquela Martín, que apoyaba al socialista.

En 1940 un parroquiano de “Los Laureles” empezaba a ser un notorio cantante de tangos José Lomio, conocido artísticamente como Ángel Vargas. Cuentan que en Los Laureles el cantor distribuía entradas gratuitas a sus seguidores que concurrían masivamente al café bar.

Llegaba en varias ocasiones Enrique Cadícamo a dialogar con Ángel Vargas y allí en Los Laureles brindó a sus amigos el tango “a Pan y Agua” tango de Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo, la música estaba registrada desde 1920 y grabada en 1945, lo mismo que el tango “3 Esquinas” una descripción profunda del barrio de Barracas (Enrique Cadícamo).

El café fue testigo del lujo, comodidad y suntuosidad de las quintas de Barracas y hoy difunde y preserva el tango.

Pasaron por aquí tangueros: Eduardo Arolas, Agustín Bardi, Angel Villoldo, Alberto Ginastera, Anselmo Areta, Rodolfo Sciamarela. Encuentro de poetas Manolo Postas y Bartolomé Aprile.

Be Sociable, Share!

Comentarios cerrados.